¿Por qué las empresas solicitan personas con alta tolerancia al estrés?

¿POR QUÉ LAS EMPRESAS SOLICITAN PERSONAS CON ALTA TOLERANCIA AL ESTRÉS?

Hoy en día todo el mundo parece hablar de estrés. Usted puede oírlo no sólo en las conversaciones diarias, sino también a través de la televisión, radio, diarios y en elevado número de conferencias, centros de estrés y cursos universitarios dedicados a este tópico. Todavía muy poca gente define el concepto de estrés, como éxito, fracaso o felicidad, significa cosas distintas para determinadas personas. ¿Es el estrés esfuerzo, fatiga, dolor, miedo, necesidad de concentración, humillación por censura, pérdida de sangre o incluso un suceso inesperado que requiere una completa reestructuración de la propia vida? (Selye, 1983. p.2)

Imaginemos que una persona busca trabajo y bucea activamente en cualquiera de los portales de empleo disponibles. En el apartado buscamos/requisitos/perfil se solicita que el candidato sea una persona con alta tolerancia al estrés y al mismo tiempo se especifica que se ofrece un buen ambiente del trabajo. Es posible que esa característica solicitada haga reflexionar al posible candidato, es posible que le asalten dudas o pensamientos que tengan que ver con:

  • Seguramente sea un trabajo estresante y no me gusta trabajar con estrés.
  • Si el empleador hace mención expresa a este aspecto será porque el nivel de estrés está fuera de los rangos normales y positivos de estrés (distrés vs eustrés).
  • ¿Cuál será la fuente principal de estrés si al mismo tiempo se hace mención expresa de que se ofrece un buen ambiente de trabajo?

En mi opinión, la oferta de trabajo no es todo lo atractiva que podría ser desde un enfoque de atracción de talento disponible en el mercado. Es probable que la empresa que necesita y desea cubrir ese puesto de trabajo esté descartando sin saberlo a alguna persona que podría tener un encaje perfecto,  pues en realidad no sabemos a qué se referirá la empresa exactamente cuándo solicita alta tolerancia al estrés ya que parece que da por sentado que el estrés solo depende de las personas. Algunas fuentes de estrés laboral están vinculadas a:

  • La atención que exige la tarea.
  • Sobrecarga de trabajo.
  • Tener que trabajar muy deprisa. 
  • Tener que realizar varias tareas al mismo tiempo.
  • No disponer de las herramientas e información necesaria para realizar el trabajo.

Quizás el ofertante busca una persona que presente un perfil configurado por  algunas de estas variables:

  • Que sepa manejar de forma óptima sus emociones. Conocimiento de las emociones para poder adaptarlas a cada situación.
  • Que sea capaz de desaprender algunas de sus creencias para aprender algunas nuevas. Apertura mental para poder percibir con objetividad otra perspectiva válida.
  • Que sepa organizar su tiempo estableciendo prioridades afines a los objetivos del negocio. Y además organizar su tiempo de ocio y diversión.
  • Que haya integrado en sus conductas habilidades sociales para optimizar las relaciones con los demás (clientes, compañeros y mandos): saber escuchar, saber afrontar críticas, no tomarse las cosas como algo personal, evitar rumiaciones, evitar quejarse constantemente, saber empezar, desarrollar y finalizar una conversación, saber negociar conflictos, saber decir no correctamente, expresar emociones de forma adecuada, etc.

Podríamos resumir que la oferta de trabajo es una llamada de exclusión para personas que son más vulnerables al estrés: aquellas que presentan patrones de personalidad tipo A, locus de control externo y falta de estabilidad emocional, pero la primera reacción al leer el anuncio es bastante probable que sea la de pensar que el ambiente y el trabajo serán estresantes. ¡Nadie quiere tener estrés!

Otras claves relacionadas con la gestión del estrés tienen que ver con ser específicos a la hora de saber diferenciar entre presión de trabajo,  cuyo objetivo personal es tener éxito en la tarea que desempeñamos,  y estrés laboral cuyo objetivo personal es dejar de sentirse mal.

La versión más positiva de la selección de personal y cercana a la Psicología Organizacional Positiva pondría el foco de interés en identificar aquellas fortalezas humanas que están vinculadas a los recursos psicológicos disponibles y competencias de las personas y que pronostican ese plus de desempeño y valor diferencial que cualquier empresa desea tener para sobrevivir ante la feroz competencia y para disponer del mejor talento. Lo que es evidente es que las empresas necesitan trabajadores cargados de engagement (vigor, absorción y dedicación). Algunas de las fortalezas humanas que tienen que ver con blindaje ante el estrés: perspectiva, creatividad, justicia, valentía, autocontrol, prudencia, inteligencia social, esperanza y  sentido del humor.

Si deseas inscribirte en una oferta de trabajo en la que soliciten alta tolerancia al estrés piensa en alguna situación (incidente crítico) que hayas experimentado y que te haya provocado estrés y revisa como has resuelto la situación para posteriormente reflexionar sobre cómo hubiera sido la mejor forma de resolverlo para evitar ese estrés. Es posible que tengas que justificar o argumentar en la entrevista de selección por qué te consideras una persona con alta tolerancia al estrés, utiliza lo que estimes que te puede ayudar de este artículo.

Si eres empresa y estás buscando personas que además de querer pertenecer a tu plantilla de trabajadores caminen hacia una Empresa Saludable y Resiliente, como primer paso, haz que tus ofertas de trabajo se ajusten a lo que realmente quieres tener en tu negocio pensando en la continuidad del mismo y la cultura de empresa que deseas. Busca la autenticidad corporativa y cuida tu imagen externa y por supuesto no descuides la interna.